¡¡¡HORROR!!! ¡Ya vienen los deberes!

 

A través de lPadre y niño discutiendoas terapias individuales y de mi trabajo como docente de apoyo escolar, he podido
comprobar en numerosas ocasiones cómo las tareas escolares en casa son fuente de angustia y estrés para muchos papás y mamás, a veces incluso, más que para sus propios hijos. Pareciera que con cada examen de matemáticas, lengua, tecnología…, con cada trabajo de investigación sobre el cuerpo humano, con cada redacción de lengua…, estos adultos volvieran de nuevo a ser escolares, peor aún, pues ahora se enfrentan de lleno con todas estas actividades mientras asumen el resto de responsabilidades propias del hogar y de su trabajo.

Y es que es muy frecuente escenas de tardes interminables en el escritorio, sentados mamá o papá con su hijo/a, enfrentando el listado de ejercicios de matemáticas, con agobios, prisas, discusiones…, sabiendo que después viene la redacción de lengua.

Lo peor es cuando a estas familias les sorprende la noche, el saturado niño o niña no ha salido a jugar, los papás sufren dolor de cabeza, enfadados, estresados… No se ha disfrutado ni un momento del estar juntos en familia,…, una tarde tras otra…

En medio de esta angustia, sobrellevada a veces con humor por parte de algunos padres, he oído muchas veces frases como: “he vuelto a hacer 3º”, “sé las ecuaciones ahora mejor que cuando iba a mi escuela”, “ya me puedo presentar a las oposiciones de maestro… “

¿Qué está ocurriendo en estos hogares? Posiblemente varias cosas a la vez, que iremos desarrollando poco a poco en mi blog. Por lo pronto, voy a enumerar algunas de ellas:

  • Excesiva dependencia de la niña/o para afrontar sus deberes, falta de autonomía: esto suele ser lo más común y viene de una hábitos familiares adquiridos desde los primeros años de escuela, donde ya los padres se sentaban con el escolar a hacer los deberes, lo que lleva a que el chico o la chica no desarrolle su capacidad de autocontrol y autodisciplina.
  • Junto a esto, las etiquetas familiares suelen ser un obstáculo para el desarrollo de la autoconfianza en el niño: “eres vago”, “no eres responsable”, “lo tuyo no son los números”, “eres un desastre, no te organizas”, “qué despistado eres”…
  • Y además, suele ser muy común la comparación con otros compañeros de clase o con algún hermano o hermana con mejor rendimiento escolar: “tu hermana no necesita ayuda, tú sí”, “mira Pepito, qué notas saca, sus papás sí están contentos…”.
  • Echar la culpa al docente, sin tener en cuenta la parte de responsabilidad del menor: “esta maestra… ¡encarga muchos deberes!”, “les exige mucho”…, lo que lleva a una situación de desaprobación del trabajo docente que lleva a que el niño asuma que su lento rendimiento no es culpa suya y aprende a no asumir sus responsabilidades y a no esforzarse más.
  • Falta de técnicas de estudio: como tener un horario, un lugar adecuado para estudiar, no saber hacer el subrayado, resumir, esquematizar, memorizar… Algo que se aprende en el colegio pero que no se retiene ni se practica en casa.
  • Baja comprensión lectora, causada en muchas ocasiones porque el niño/a dedica muy poco tiempo a la semana a leer, muchas horas frente a la TV, tablets…
  • Otras dificultades de aprendizaje más profundas que aún no se hayan detectado (dislexia, TDAH, etc.).

Lejos de culpar a nadie de estas situaciones, me propongo aquí lanzar una propuesta: tomar el asunto en serio y reflexionar todos juntos, en familia, sobre qué se puede cambiar para mejorar, sin olvidar que una relación colaborativa y positiva con el colegio y, más concretamente con los docentes que tratan a tu hijo/a, debe ser el impulso inicial para empezar a crecer JUNTOS a partir de esta situación.

A lo largo del mes de Octubre, iré proponiendo mejoras de cambio en el hogar para ayudar a que vuestros hijos desarrollen todas sus potencialidades en el marco de sus responsabilidades, en este caso, sus deberes.

Espero sinceramente que os sea de gran ayuda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *