DE QUÉ TRATA ESTE BLOG

A estas alturas padres y madres sabemos que hay cosas que la escuela no puede atender, sino que es en el seno familiar donde tienen y deben regarse las semillas del cultivo más bello e importante: nuestros hijos.

Ser creativos, optimistas, compartir, dar antes de pedir, ponerse en lugar del otro, esperar, esforzarse, pedir perdón, decir no, expresar las propias ideas, gestionar las emociones, afrontar las frustraciones, respetar, centrarse, motivarse…

Nosotros, que ya somos adultos, ¡cuánto sabemos de lo útil que son todas estas capacidades personales para afrontar los retos de la vida! Algunos hemos tenido la suerte de aprenderlas en casa, reflejándonos en el espejo vital, el de nuestras mamás y nuestros papás. Otros nos las ha enseñado la vida misma, por ensayo y error, equivocándonos y volviendo a empezar, aprendiendo de los demás, CRECIENDO continuamente…

La EDUCACIÓN EMOCIONAL siempre ha sido necesaria, pero en los tiempos que vivimos, con la crisis de valores, las prisas, los cambios constantes y la omnipresencia de los medios electrónicos, necesitamos ponerla en primer lugar de nuestra listas de tareas diarias.

Nuestros hijos necesitan de nuestro espejo para crecer en armonía y ser felices.

En este blog ofrezco todo lo que mi experiencia profesional como pedagoga y mi experiencia vital como madre puede aportar luz a vuestras inquietudes y a vuestras ansias de CRECER.

CRECER es el lema de esta blog. Porque cuando educamos a nuestros hijos, no sólo estamos impulsando su crecimiento, también estamos creciendo nosotros, continuamente.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *